Blog

super MAMÁS

¿Se puede congelar la leche materna?

¿Se puede congelar la leche materna?

  • Publicado por Cati el Jueves, 17 de Septiembre de 2015
Si estás dando el pecho a tu hijo y estás produciendo más leche de la que tu bebé toma, o bien te estás preparando para incorporarte de nuevo al trabajo pero quieres continuar dando leche materna a tu bebé, debes saber que es posible congelar la leche materna. Eso si, es muy importante que sigas los siguientes consejos para salvaguardar sus propiedades nutricionales.

Consejos a la hora de congelar la leche materna:

1. Debes congelarla inmediatamente después de la extracción.

2. Se recomienda guardar la leche en pequeñas cantidades (80-150ml) para poder descongelar sólo la que tu hijo vaya a tomar inmediatamente.

3. El almacenamiento de la leche es más seguro en botes que en bolsas de plástico. Las bolsas tienen más riesgo de contaminación ya que duran menos y en ocasiones pierden contenido.

Consejos a la hora de descongelar la leche materna:

1. Se recomienda descongelar lentamente en el frigorífico y una vez líquida dejarla a temperatura ambiente. Si cuando se descongela ves que se forman 2 fases (una parte más aguada y una parte nata), es normal; agita el recipiente y se homogeneizará. La leche descongelada de esta forma aguanta a temperatura ambiente alrededor de unas 4 horas y 24 en el frigorífico.

2. Si debes descongelar con urgencia: coloca el recipiente que contiene la leche congelada bajo un chorro de agua fría, y aumenta poco a poco la temperatura hasta alcanzar la temperatura adecuada hasta que quede líquida, y entonces ya se puede calentar. La leche descongelada de esta forma debe usarse de inmediato o conservarse en el frigorífico durante 4 horas como máximo.

3. Para calentar nunca uses microondas ya que éste no caliente de forma uniforme los líquidos, pudiendo generar puntos calientes peligrosos para el bebé, además de provocar la pérdida de propiedades beneficiosas de la leche.

4. Una vez descongelada la leche no puedes volver a congelarla.

5. Puedes mezclar para una misma toma, leches extraídas en distintos momentos siempre que no sobrepasen los 15 días de diferencia.

6. La leche humana descongelada puede oler mal o tener un “sabor a jamón”, que se debe a la destrucción de las grasas de la leche. La leche sigue siendo buena y la mayoría de los bebés la tomaran. Si el olor es a rancio se debe a un exceso de una enzima llamada lipasa cuando la leche fue enfriada o congelada. En estos casos para evitar esto es necesario escaldar la leche (calentar hasta el punto justo antes de hervir) inmediatamente después de la extracción, y rápidamente enfriarla o poner a congelar. Este proceso desactiva la enzima lipasa, que es la responsable de los olores a rancio por destrucción de la grasa.

Te animamos a seguir estos consejos y así tu hijo podrá seguir disfrutando de una leche materna con sus múltiples beneficios y propiedades.

Banner Embarazo Lactancia

Publicado por Cati

Farmacéutica dedicada y enóloga en sueños. Me implico al máximo en todo lo que hago, y la constancia en las cosas es mi clave. Soy madre de 2 niños, y compagino casa con trabajo, siempre encontrando un momento para practicar mi afición, el tac-fit.


0 Comentarios

Añadir un nuevo comentario

¿Para qué dejar un comentario?

Anímate a utilizar este método si:

  • Quieres realizar alguna pregunta para que la conteste uno de nuestros expertos
  • Quieres compartir tus consideraciones acerca de nuestra publicación.

Gracias por colaborar!!! ;-)

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación.
Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Política de cookies