Blog

super NATURAL

¿Eres Intolerante a la Lactosa?

¿Eres Intolerante a la Lactosa?

  • Publicado por Mercè Moreu el Jueves, 02 de Octubre de 2014
¿Padeces molestias gastrointestinales producidas tras la ingesta de alimentos con lactosa? La intolerancia o la malabsorción de la lactosa afecta aproximadamente al 70% de la población de países occidentales. Los suplementos alimenticios con enzima lactasa supone decir «adiós» a tales molestias.

¿Qué es la «lactosa»?
La «lactosa» se define usualmente como la principal fuente de azúcar (4-5 %) presente en la leche, la cual consta de una molécula de galactosa y otra de glucosa. Aparece en las leches de la mayoría de los mamíferos (excepto la del león marino), en los productos derivados de la misma (quesos, yogures, cremas, postres, natas, etcétera), así como excipiente de determinados medicamentos (Alprazolam, Bisolvon, Buscapina compositum, Deprax, Singulair)  véase: lista

Ciertos productos de higiene corporal y bucal pueden contener asimismo lactosa.
La lactosa en el intestino delgado –órgano en el que tiene lugar la digestión y la absorción de nutrientes– se encuentra con la lactasa, la enzima encargada de desdoblar o romper dicho azúcar en sus dos moléculas más simples: la glucosa y la galactosa. Este desdoblamiento permite posteriormente la absorción de tales moléculas en el torrente sanguíneo.

La importancia del equilibrio de tu flora intestinal
Nuestra flora intestinal está formada por millones de bacterias que se encuentran en equilibrio formando una capa permeable que regula la absorción de nutrientes. Uno de los problemas de la dieta basada en un consumo elevado de carbohidratos refinados es que este equilibrio se desestabiliza y ello afecta a la producción de determinados enzimas, entre ellos, la lactasa. Esta enzima tiene su máxima capacidad hidrolítica en el momento del nacimiento de los mamíferos y su actividad comienza a disminuir fundamentalmente a lo largo de la infancia.

¿Qué es la «intolerancia a la lactosa» y qué es la «malabsorción a la lactosa»?
La intolerancia a la lactosa es una deficiencia moderada de la enzima lactasa en el intestino delgado. Si se da esta deficiencia moderada de la enzima lactasa, parte de la lactosa no será desdoblada en sus azúcares más simples, o sea, si no hay suficiente enzima lactasa, la lactosa no absorbida pasa al intestino grueso provocando los síntomas característicos de la intolerancia a la lactosa: distensión o hinchazón abdominal, diarrea, flatulencias, entre otras. La intolerancia a la lactosa no ha de confundirse con la malabsorción de la misma. Una malabsorción de la lactosa puede ser un efecto secundario a una enfermedad intestinal o un inadecuado crecimiento bacteriano de la flora intestinal en el intestino delgado, o bien, puede estar relacionado con factores psicológicos, celiaquía, enfermedad inflamatoria intestinal, abuso de medicamentos u otros factores que provoquen una disminución de la expresión de dicha enzima en el intestino delgado.

¿Qué se puede hacer?
Existen productos en el mercado que permiten tomar de forma adicional enzima lactasa como suplemento alimenticio, para aquellas personas que presentan intolerancia al azúcar de la leche. Todos estos productos compensan el déficit de la enzima lactasa al desdoblar la lactosa en sus dos azúcares más simples y, previniendo así, los síntomas característicos de la intolerancia a la misma. Estos suplementos nutritivos permiten aumentar, de forma natural, la capacidad de digestión de la enzima lactasa en aquellas personas que presentan dicha intolerancia. Dependiendo del grado de intolerancia podemos encontrar varias presentaciones con diferentes dosificaciones de enzima lactasa por comprimido bien indicadas para síntomas leves, moderados o fuertes, pudiendo llegar a un máximo de 18000 FCC de enzima lactasa al día. Para poder tener una orientación, debemos saber que 300 unidades FCC (Food Chemical Codex) de la enzima lactasa, tienen la capacidad de descomponer aproximadamente 1 gramo de lactosa. Eso significa, por ejemplo, que para disociar el azúcar de 250ml (1 vaso) de leche de vaca hacen falta unas 4500 FCC de enzima lactasa. El siguiente cuadro puede orientarnos acerca del contenido de lactosa contenido en 100g de producto:

Alimentos Contenido de lactosa por cada 100 gramos
Leche entera de vaca 5 g
Leche condensada 9.5 g
Helado de leche 7 g
Queso fresco 3.5 g
Chocolate con leche 9.5 g
Queso curado 1-3.5 g
Yogur 4.7 g

Recomendaciones:
El hecho de presentar una intolerancia o una malabsorción a la lactosa no ha de suponer dejar de tomar alimentos que la contengan, ya que se crearía un déficit de vitamina D, riboflavina y proteínas. A parte de la ingesta de alimentos que contienen lactosa, con la ayuda de los productos nombrados podemos encontrar varios alimentos con alto contenido en calcio tales como bebidas vegetales enriquecidas con calcio; diversos pescados azules como son, por ejemplo, las sardinas en aceite o el salmón; frutos secos: almendras, avellanas y pistachos; así como ciertos mariscos como cigalas, langostinos y gambas; plantas de hoja verde de entre las cuales podemos citar las espinacas y, especialmente, la col rizada.

Recomendamos la toma de probióticos como lactobacillus y prebióticos FOS (fructooligosacáridos), como la cebada, bananas, trigo, cebolla, etcétera, de esta manera mejoramos nuestro tránsito gastrointestinal y ayudamos a repoblar nuestra flora intestinal, mejorando así los síntomas asociados a la intolerancia o la malabsorción de la lactosa. En el cuadro 2 se ilustra las consecuencias de la ingesta elevada de carbohidratos refinados: pastas, pan, arroces, todos ellos blancos (no integrales), bollería industrial y bebidas azucaradas. El consumo en exceso de estos alimentos provoca el desequilibrio de la flora intestinal, dando lugar al paso de toxinas al torrente sanguíneo y con ello la aparición de enfermedades características de países occidentales: intolerancias alimentarias (p.ej. intolerancia a la lactosa), diabetes, obesidad, enfermedades cardiovasculares, colesterol, o sea, el síndrome metabólico.

Los problemas del consumo de los carbohidratos refinados *


* Simrén M. (2014): <>. En: Gastroenterology. 146(1):10-2

Banner Nature Plus grande
Publicado en Tu cuerpo dice NO!

Publicado por Mercè Moreu

Hola, soy Mercè y me diplomé en Dietética y Nutrición Humana tras interesarme en Bachillerato con algunas asignaturas en alimentación y los procesos de los nutrientes que siguen en nuestro organismo. La casualidad de tratarme con naturopatía en esa época y el interés que me despertó esta terapia hizo posible que cursara los estudios en CENAC de naturopatía. Intento día a día aportar consejos fáciles y soluciones a los clientes que inconscientemente me cuentan su malestar ya que el médico, por falta de tiempo la mayoría de las veces, no puede darles una solución.


2 Comentarios

Maria Eugenia dijo el Mon, 09-Apr-2018 20:48:31 / Responder

Muy completo, es lamentable que el gastroenterologo me diagnosticase intolerancia a la lactosa y no me aconsejara patrones a seguir, si bien ya lo sospechaba pero he tenido que investigar y a través de prueba y error y arriesgando mi salud, ir encontrando soluciones a mi problema. Gracias por la información, considero que debería ser explicada por los especialistas a sus pacientes al menos de la seguridad social....

Cati dijo el Tue, 10-Apr-2018 19:39:36

Hola Maria Eugenia, gracias :) y trabajar entre todos para que este tipo de información tenga la máxima difusión es nuestro reto.

Añadir un nuevo comentario

¿Para qué dejar un comentario?

Anímate a utilizar este método si:

  • Quieres realizar alguna pregunta para que la conteste uno de nuestros expertos
  • Quieres compartir tus consideraciones acerca de nuestra publicación.

Gracias por colaborar!!! ;-)

Esta web utiliza cookies. Ver política de cookies Si continuas navegando estás aceptándola.
Política de cookies +